Ideal para que los padres orienten a sus hijos en la sexualidad

Existen una infinidad de mitos sobre el sexo, algunos de ellos llevan a muchos adolescentes a cometer errores que después traen más de un problema. Es por eso que hemos recopilado los 7 mitos más comunes del sexo para que los padres les hablen a  sus hijos.

1 La primera vez no pasa nada

¡Falso! Mito tan antiguo como falso, las probabilidades de un embarazo o a contraer una enfermedad de transmisión sexual son las mismas que si fuera la segunda tercera o la vez número cien. Se debe tomar las precauciones del caso siempre.

2 Masturbarse mucho hace daño

¡Falso! Los adolescentes deben saber que la masturbación es una práctica natural, completamente libre de riesgos y ayuda a los adolescentes a conocer su cuerpo. Podríamos agregar que tampoco salen pelos en la manos por masturbarse mucho.

3 Si pierdes tu virginidad se nota

¡Falso! Dicen que se quedan más “bajitos”, que el desarrollo se detiene, que a las mujeres se les ensanchan las caderas u orinan más rápido. Todo estos son solo mitos o cuentos, no hay manera de que alguien sepa si se ha perdido la virginidad.

4 Si tomo anticonceptivos engordas o te haces estéril

¡Falso! Ya sean pastillas, inyecciones o parches los anticonceptivos de hoy tienen muy poca cantidad de hormonas, lo que libera a casi todos de efectos secundarios. Lo que sí es importante, es que antes de usar algún método acudir a un profesional para saber qué método anticonceptivo es el más idóneo para nosotros o nuestra pareja.

5 Condón es sinónimo de infidelidad

¡Falso! Antes se creía que el uso de condón en los varones era sinónimo de infidelidad o promiscuidad, que teniendo una pareja “estable” ya no era necesario usarlo. Sobre todo en las parejas jóvenes el preservativo o condón es importante, sobre todo si no se tiene otro método anticonceptivo. Así que hombres y mujeres lleven siempre uno.

6 Virginidad = Himen

¡Falso! Por siglos se asoció la virginidad con el himen y con el sangrado en la primera relación sexual. El himen se encuentra en la entrada de la vagina y es propenso a romperse en un caída, montando bicicleta o inclusive sin mucho esfuerzo. Una mujer virgen puede tener el himen roto y no sangrar en su primera vez.

7 Ir al ginecólogo es mal visto

¡Falso! Muchas mujeres o parejas jóvenes se resistían ir al ginecólogo por miedo al “qué dirán”. Hoy asistir al ginecólogo a tiempo te puede hasta salvar la vida. Inclusive se recomienda que las mujeres a una cierta edad empiecen a asistir al ginecólogo a si sean vírgenes o no tengan una vida sexual activa.

Agregar comentario